marzo 20, 2012

JOAQUÍN CARBONELL ENTREVISTA A JAVIER AGUIRRE

El Periódico de Aragón publica en su edición del día 19 de marzo  una entrevista realizada por Joaquín Carbonell a nuestro autor, Francisco Javier Aguirre, al hilo de la publicación por ediciones Nuevos Rumbos de su última novela, Desertores de Dios. Os la transcribimos en su integridad:

–¿Novela de misterio?

–Hay una incógnita, ¿qué va a pasar con el pobre fraile, Luis Murillo, que recibe una carta misteriosa?

–De su madre agonizante.

–Eso es; el misterio se desvela en la primera página. De inmediato se sabe cuál es la incógnita, que da origen a un conflicto.

–No teme que le tachen de ¡otra novela de la Guerra Civil!

–No es una novela más de la Guerra Civil, es una novela de postguerra íntima. La guerra civil española es el punto de inflexión en que cambia el rumbo de la sociedad, en un sentido o en otro. La novela no tiene que ver con ello, simplemente que coincide en el tiempo.

–Es un poco una novela interior.

–Exacto, una novela de trayecto interno.

–¿Tenía que estar a la fuerza ubicada en el País Vasco?

–Mi infancia y mi adolescencia transcurrieron allí, y por lo tanto tengo testimonios directos. Pudo ocurrir en cualquier lugar de España, pero tengo la información de haberlo vivido en ese lugar.

–¿Es cierto que la infancia ofrece un plus de emociones para un escritor?

–Sin duda; todos los orígenes sobre lo que luego vas a escribir, están en la infancia. Lo que nace de uno tiene su semilla en la infancia. Pasé diez años en total, cinco de ellos en un seminario en contacto con los frailes. Fue una fórmula muy usual en mi generación: unos para lograr tener estudios de una manera gratuita, y otros por vocación.

–Pues ha tardado tiempo en salir en su obra.

–Yo llevo quince años trabajando esta novela. Me marcó mucho en positivo. Empecé a trabajar en esos episodios, tenía muchos recuerdos muy claros, pero necesitaba una trama. Hay un 60% de realidades y el resto de imaginación, pero incluso los personajes son completamente reales. Esa trama dibuja el ambiente político social y pienso que le da el interés que necesita.

–Me ha sorprendido su estilo: muy dinámico.

–Es cierto; he tratado de darle dinamismo interno ya que la trama tiene una dureza compleja. La ligereza del estilo trata de compensar esa dureza.

–¿Y es fácil cambiar de registro en una trayectoria como la suya?

–Mi voluntad ha sido explorar el estilo que necesitaba esa novela. Mi intención es la creatividad, como el músico que toca en diferentes tonos.

–¿Qué ha tratado de ofrecer con esta novela?

–Una visión bastante objetiva de cuál era la vida interna en un convento en los años 50-60. Y expresar los conflictos personales del protagonista ante una situación limite para él.

Ediciones Nuevos Rumbos 2017 - © Todos los derechos reservados